Personal

Hasta Pronto

Cuando era mas chico, la mayor parte de mi adolescencia, solía invertir mi tiempo libre, mis vacaciones en las misiones. Visitaba la sierra de El Salto, en Durango.

Todo el mes de julio era para estar en las rancherías y ayudar a la gente mas necesitada. Al final de cada misión, siempre la misma situación, la tristeza de dejar a la gente con la que te habías encariñado durante esas 3 semanas.

Una ocasión un amigo me dijo: “sabes, ya no quiero salir de misiones, cada vez que sales, dejas parte de tu corazón con la gente, es la entrega tan intensa, que te encariñas tanto y tan rápido, que es doloroso siempre el partir” 

A partir de ahí, tengo ese “defecto”, ja, encariñarme tan rápido con la gente que me rodea.

Y al final, siempre el partir es doloroso. Me voy una vez mas de Guadalajara, y de nuevo, el dolor de “dejar” a la gente que me rodea.

Gracias por su tiempo, sus atenciones, sus peleas, sus regaños, sus consejos, sus gritos, sus risas, sus juegos, su carrilla, por todo.

Perdón, a todos aquellos a quien herí por x o y razón.

En particular tú, quien menos se lo imagina. Y pues enhorabuena, fue intenso este tiempo en el que coincidimos.

Se les va a extrañar.

¡¡Hasta Pronto!!

Juan Pablo